En nuestra asesoría fiscal en Leioa hemos ayudado a muchos clientes que tenían que afrontar el pago de algunos impuestos, incluyendo, por supuesto, todos los trámites que implicaban. Uno de los que más controversia suele generar es el denominado impuesto de sucesiones, que grava la transmisión de bienes o derechos por personas físicas.

Se considera un impuesto directo, ya que recae sobre una manifestación directa e inmediata de la capacidad económica, como la adquisición de bienes y derechos. También es personal, ya que se establece en relación con una persona determinada. Es, además, subjetivo, puesto que se tienen en cuenta las condiciones de cada sujeto pasivo. Es progresivo, porque el gravamen es mayor cuando la base imponible también lo es), e instantáneo (porque el hecho imponible se produce de forma aislada).

En nuestro país está regulado por una Ley de 1987, modificada por Real Decreto en 1991. No obstante, se encuentran diferentes regulaciones en cada Comunidad Autónoma. Por ejemplo, en el País Vasco hay variaciones entre los tres Territorios Históricos de Álava, Guipúzcoa y Vizcaya. En algunas regiones de nuestro país está bonificado prácticamente por completo, como es el caso de Madrid.

En caso de que algún familiar haya fallecido y tengas que tramitar este impuesto te aconsejamos que vengas a nuestra asesoría fiscal en Leioa. Nos encargaremos de estudiar tu caso para calcular el importe que debes pagar en función de lo que vayas a heredar.

Además, los profesionales de

Asesoría Mezan

nos podemos ocupar de otras cuestiones fiscales. Si quieres conocer más información sobre todos nuestros servicios, no dudes en llamarnos.